Nació en Jimena de la Frontera (Cádiz) en 1953. Licenciado en Imagen y en Lingüística Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid.  Desde los años 70 ha retratado a jóvenes en un entorno musical (conciertos de rock, fiestas en discotecas). En los 80 en Madrid convierte a los personajes anónimos de la Movida en su objetivo primordial (exposición Pop Purrí en la galería Ovidio -1982- y en la sala Amadís -1983- y edición de seis números del fanzine Rockocó -1980 a 1984-). La década la terminó Trillo reflejando un relevo generacional en dos trabajos publicados en la revista de creación Sur Exprés: Los nuevos pijos (1988) y Madrid hip hop (1988).

 

 

 

Al inicio de los 90 realiza para el dominical del diario El País un retrato de la juventud española en pequeñas capitales de provincia. Dicha obra la expone en la galería Moriarty (1992), de Madrid, con el título Souvenirs, editando como catálogo tiras de postales turísticas. En 1993 transforma la galería El Manantial, de Barcelona, en una tienda de souvenirs con sus fotos reproducidas en objetos turísticos. Desde 1994 vive en Barcelona, donde ha desarrollado la serie Geografía Moderna, un viaje por fronteras lingüísticas o territoriales de la Península Ibérica. Con los retratos de estos jóvenes ha  editado sellos de correos (revista El Europeo –1997-, galería H2o, de Barcelona –1999 y 2004-). Su serie Habaneras fue expuesta en el Círculo de BBAA de Madrid dentro del festival PhotoEspaña 2005. El proyecto más reciente, Afluencias. Costa Este Costa Oeste, realizado en las capitales de Vietnam, Marruecos y EEUU, se expuso en 2014 en el Espacio Tabacalera de Madrid

 

En 2009 se le organizó una importante retrospectiva en el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (CAAC) de Sevilla y en la sala Canal de Isabel II de Madrid, comisariada por José Lebrero, actual director del Museo Picasso de Málaga. Dicho montaje recibió el Premio Villa de Madrid a la mejor exposición fotográfica del año. El Museo Reina Sofía desde 2011 ha incluido en la exposición permanente De la Revuelta a la Posmodernidad (1962-1982) sus fanzines y fotos de principios de los 80, que forman parte de la colección del MNCARS.

 

 

 

La obra de Miguel Trillo -entre el documento, el concepto y la pasión- se encuentra en importantes colecciones públicas y privadas españolas.

 

 


 

 

Exposiciones individuales más representativas:

 

Fotografías Fantásticas. Bar El Bolito. Madrid, 1978.

 

Pop Purrí. Galería Ovidio. Madrid, 1982.

 

Fotocopias. Madrid-London.  Sala Amadís. Madrid, 1983.

 

Souvenirs. Galería Moriarty. Madrid, 1992.

 

Souvenirs II. Galería El Manantial. Barcelona, 1993.

 

Retratos de una década (1980-90). Castillos de Valderas. Alcorcón, 1996.

 

Geografía Moderna I. Galería H2o. Barcelona, 1999.

 

Veinte años y un día. PhotoEspaña. Photogalería La Fábrica. Madrid, 1999.

 

Recuento. Photomuseum. Zarautz, 2001.

 

Similitudes. Centro Nacional de Fotografía. Torrelavega (Cantabria), 2001.

 

Retratos 1990-2000. Castillo de Valderas. Alcorcón. (Madrid), 2002.

 

Geografía Moderna. Galería H2o. Barcelona, 2004. Sala Puertas de Castilla. Murcia, 2004.

 

Habaneras. PhotoEspaña. Círculo de Bellas Artes, Madrid, 2005.

 

Mil Miradas. Espai Visor. Valencia 2005.

 

Retratos. Galeria Adora Calvo. Explorafoto Salamanca 2008.

 

Identidades. Centro Andaluz de Arte Contemporáneo. Sevilla.

 

                     Canal de Isabel II, Madrid 2009.

 

Complicidades. Fundación Unicaja. Málaga, 2011.

 

Afluencias. Espacio Tabacalera. Madrid, 2014.

 

 

 

Bibliografía

 

Miguel Trillo. Diez años de estéticas juveniles y rocanrol. Ediciones Municipales. Logroño, 1989.

 

Miguel Trillo. Parejas. Ediciones Cúbicas. Madrid, 1992.

 

Miguel Trillo. Retratos de una década. Editora Municipal. Alcorcón (Madrid), 1996.

 

Miguel Trillo. Editorial La Fábrica-TF (Photobolsillo nº 11). Madrid, 1999.

 

Miguel Trillo. Similitudes. Ed. C N de Fotografía. Torrelavega (Cantabria), 2001.

 

Miguel Trillo. ¡Agüita!. Árdora Editores. Madrid, 2001.

 

Miguel Trillo. Retratos 1990-2000. Ed. Ayuntamiento de Alcorcón. (Madrid), 2002.

 

Miguel Trillo. Parejas y placeres. Ed. H2o. Barcelona, 2008.

 

Miguel Trillo. UAE 08. Abu Dhabi 2008.

 

Miguel Trillo. Identidades. Editorial Actar. Barcelona 2009.

 

Miguel Trillo. Complicidades. Ed. Fundación Unicaja. Málaga, 2011.

 

Miguel Trillo. Afluencias. Costa Este Costa Oeste.  Ed. Ministerio de Cultura. Madrid, 2014.

 

 

 

Asimismo, se ha autoeditado cinco números -de 1980 a 1984- del fanzine Rockocó (Imágenes del Pop-rock madrileño), el libro de artista Madrid, las calles del ritmo (1989), cuatro tiras de postales turísticas de la serie Souvenirs (1992-1994), siete hojas de sellos de correos de la serie Geografía Moderna (1997-2004).

 

 


 

 

Obras en Colecciones Públicas y Fundaciones.

 

 

 

Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Madrid.

 

Centro de Arte Dos de Mayo. Móstoles (Madrid).

 

Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (CAAC). Sevilla.

 

Fundació Foto Colectània. Barcelona.

 

Colección Recorridos Fotográficos ArCo Arte Contemporáneo. Madrid.

 

Colección Pública de Fotografía del Ayuntamiento de Alcobendas (Madrid).

 

Centro de las Artes de Alcorcón (Madrid).

 

Colección de Arte Contemporáneo de la Diputación de Málaga.

 

Colección de Arte Contemporáneo de la Fundació La Caixa-Macba. Barcelona.

 

Colección de Arte Contemporáneo de la Fundación Cajasol. Sevilla.

 

Museo Marugame Iria. Magurame (Japón).

 

 

 

Comentarios sobre su obra.

 

 

 

Miguel Trillo en su extensa obra fotográfica a lo largo de estos 40 últimos años ha mostrado la cultura juvenil urbana surgida en España tras la llegada de la democracia. El artista ha hecho de las calles de las grandes ciudades su plató favorito en el que ha ido retratando las corrientes musicales con actitud. Trillo habla en sus fotos de estéticas, pero también habla de compromisos. Su fotografía –de colores intensos y miradas frontales- refleja una internacional juvenil que -a través del rock, del pop, del rap y últimamente también del cómic- ha convertido el cuerpo en un signo de identidad y ciertos espacios –públicos y privados- en territorios creativos.

 

Su homogénea obra se nos muestra como un caleidoscopio de normalización vital de un país que en el último cuarto del siglo XX se incorporó al disfrute de las libertades. En la actualidad es unánime la opinión de la crítica sobre la importancia de su trayectoria. Sirvan de muestra estos textos de autoridades.

 

 

 

Uno de los trabajos que mejor representa esta nueva forma de aproximación a los fenómenos sociales es la obra de Miguel Trillo, con su obsesiva exploración de las tribus urbanas y un estilo que podríamos llamar “de colaboración”, en el que se rompe con la poética del momento decisivo para sustituirlo por la plena consciencia del sujeto, que admite posar para el fotógrafo. Lo rural, lo carpetovetónico deja poco a poco paso a la vida cotidiana de un país nuevo y netamente urbano.

 

                                                (Ramón Esparza. “Exit Express” nº 15, 2005)

 

 

 

Sus imágenes tienen una sorprendente coherencia y ese punto de equilibrio que las convierten en relevantes documentos visuales.

 

                        (Publio López Mondéjar.  “España. Diez Miradas”, 2005)

 

 

 

 

 

Viajero, con un dedo en la foto-registro, apropiacionista, con sentido de la interveción y de alejar de sí mismo la neutralidad, de entre los nuevos autores españoles es una extraña pieza para quien la fotografía significa la extensión de su gusto por la movida y por la reflexión

 

                        (Margarita Ledo. “Documentalismo fotográfico”, 1998)

 

 

 

 

 

Esta fantástica fauna y flora, reflejada como nadie en las fotografías de Miguel Trillo o en los improbables extras del primer Almodóvar, no se dejaba llevar y era plenamente consciente de su papel.

 

(José Manuel Costa. “Primero fue la Gente”. –catálogo La Movida, 2007-)

 

 

 

 

 

 

 

El primer ejemplo lo tenemos en Miguel Trillo, de quien por fin se presenta una exposición suficientemente amplia como para valorar el conjunto de su trayectoria. (...) Aislado de la anecdótica circulación a la que se han visto sometidas sus imágenes durante muchos años, lo que aparece es un continuado proceso de aproximación hacia las subculturas, sus formas, sus opciones estéticas y sus rituales expresivos.

 

(Alberto Martín. “Las historias detrás del documento”. Babelia. El País, 18.04.2009).

 

 

 

 

 

Las imágenes de Miguel Trillo poseen una validez que transciende la plástica y cobran importancia en tanto que retratan una sociedad en constante transformación.

 

(Iván de la Torre Amerighi. Exit Express nº 44, 2009).

 

 

 

 

 

Una selección con la suficiente enjundia como para entender al completo su mirada -admirablemente constante y convencida- que gira en torno a historias comunes de seres humanos peculiares.

 

(Sema d’Acosta. El Cultural, El Mundo 15.05.2009).

 

 

 

 

 

En el caso de la fotografía de la cultura juvenil y de la moda callejera podemos empezar a “atar cabos” para alcanzar una visión más general. Hasta la fecha, nadie ha hecho un libro sobre este fascinante género fotográfico que reúna su historia, sus implicaciones sociopolíticas, y también incluya a Latinoamérica y África junto con los lugares que ya hemos hablado. Cuando se publique un libro así, sin duda Miguel Trillo tendrá su lugar como figura fundamental no solo de la fotografía española, sino de la fotografía mundial.

 

(Gerry Badger, “La juventud en el mundo y en el tiempo”. Ministerio de Cultura, 2014)